Tarzan , mito y leyenda


tarzan johnny_weissmuller_and_maureen_osulLa lectura en estos días agitados de una magnífica novela de Edgar Rice Burroughs: “Tarzan y la ciudad de oro” (las aventuras de Tarzán en un lugar fascinante dominado por el oro, los leones y una reina tan cruel como sensual) y la completa y extraordinaria página web que en homenaje a Tarzán ha confeccionado Mariano Bayona Estradera: http://www.escena.ya.com/tarzana54 me han hecho volver los ojos sobre uno de los personajes más entrañables de la iconografía del siglo XX: Tarzán. Edgar Rice Burroughs (1875- 1950) hijo de un veterano de la guerra civil, militar en su juventud , publicó su novela “Tarzán de los monos” en el año 1912, convirtiéndose enseguida en un gran éxito popular que pronto traspasaría su imagen a los “comics” y al cine. Burroughs fue un notable novelista popular con obras de aventuras y ciencia ficción que, sin embargo, palidecieron frente al brillo de su gran creación de Lord Greystoke (Tarzán).

Se cuentan por docenas las adaptaciones cinematográficas del personaje, desde la versión muda de Elmo Lincoln en 1918 hasta la suavemente erótica “Tarzán el hombre mono”, donde la protagonista era la cimbreante mujer diez Bo Derek, pasando por grandes producciones de prestigio (“Greystoke” de Hugh Hudson, que en nada se parecía al relato original), series B y Z, coproducciones europeas de bajo nivel o discretas series televisivas (la protagonizada por Ron Ely en la década de los 70).

La página web de Mariano Bayona recorre con gran despliegue de fotografías todos los Tarzanes que en el mundo han sido, con especial dedicación a los más importantes, Gordon Scott (destaquemos “La más increíble aventura de Tarzán”, Lex Barker (“Tarzán y la fuente mágica”) y – por supuesto – el gran Johnny Weissmuller (1904- 1984), que desde 1932 a 1947, entre “Tarzán de los monos” (W.S.Van Dyke 1932 , en Metro Goldwyn Mayer ) y “Tarzán y la sirena ” (Robert Florey . 1948 en RKO ) modeló el personaje de Burroughs en un recuerdo colectivo de varias generaciones.

El estilo MGM rodeó a Tarzán de ingredientes familiares: Jane, la casta compañera de mil aventuras (Maureen O´Sullivan), Boy, el hijo adoptado que aparece por primera vez en la notable “Tarzán y su hijo” (Richard Torpe 1939) (Johhny Sheffield). La todopoderosa Metro supo dibujar unas líneas de conocimiento tal vez ingenuas, desde luego un tanto alejadas de la creación original de Burroughs, más juvenil y agresiva, pero repletas de encanto y en no pocas ocasiones de inteligentes transgresiones: el vestuario incitante de Jane en las primeras películas, el baño sin ropa en una secuencia genial de “Tarzán y su compañera”, la visión idílica de la vida natural, la apuesta por los valores positivos (la honradez, el sacrificio, el valor) y la caracterización de un héroe sin mácula al que Weissmuller supo prestar la arrogancia y la imagen perfecta.

Si el primer Tarzán MGM dirigido por el siempre interesante W. S.Van Dyke (San Francisco, Rose Marie, María Antonieta) marcó el estilo de las historias sucesivas: la lucha con los cocodrilos, el enfrentamiento entre la codicia y la honestidad, la pureza del buen salvaje, las peleas con las fieras, la imprescindible mona Chita, los elefantes amigos, las lianas y el mítico grito de Tarzán, la serie alcanza el rango de obra maestra con “Tarzán y su compañera” en 1934.

Esta película, pura creación de estudio hasta el punto de ir firmada por el buen artesano Jack Conway (Historia de dos ciudades) y en algunos créditos, nada menos que por Cedric Gibbons, el director artístico de la MGM en todos los años de su esplendor, supone la apoteosis de Tarzán. En ella no solo aparecen los habituales ingredientes de aventura, acción y enfrentamiento entre el mal y el bien, sino que la historia de amor inocente entre Tarzán y Jane (que luce un modelo tan diminuto y atrevido que el Código Hays de autocensura obligaría a cambiar en la siguiente película ) ofrece momentos de cine puro como la reseñada natación por el río con la figura desnuda de Maureen O, Sullivan – hoy se sabe que fue doblada – o el desenlace final con el ejército de monos y elefantes en ayuda y defensa de su indiscutible rey Tarzán.

Cine para el recuerdo, pero cine vivo porque hace revivir en el espectador lo mejor de sus sueños, un universo de fantasía que no es sino la aventura en estado puro.

Tarzán de los monos es un héroe tal vez primitivo, pero en su figura se encierra esa inocencia y esa fortaleza que tan solo los más grandes mitos son capaces de atesorar y ofrecer.

 Tarzán y su compañera (Tarzan and his mate) USA 1934. Directores: Jack Conway y Cedric Gibbons. Guión: James Kevin McGuinness, Howard E.Rogers. Fotografía : Charles Clark , Clyde de Vinna . Música :William Astt. con Johnny Weissmuller, Maureen O´Sullivan , Neil Hamilton, Paul Cavanaugh.

 

 

Advertisements

About barahona19611

abogado y escritor. Ha publicado 40 libros : cine, novela, poesía y ensayo . Entre ellos : Cecil B de Mille, Charlton Heston la épica de un héroe, John Wayne , el héroe americano, Perón o el espíritu del pueblo, Antropología del cine , Historia del terror a través del cine , Anthony Mann, El sueño de la vida, Viaje hacia el amor, El rapto de la diosa, La restauración, Círculo de mujeres , Retrato de ella en preparación : Tres poemas de mujer, Cartas del silencio, Figuras en un espejo
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s