ALFREDO LANDA . RECUERDO DE UN ACTOR


La muerte de Alfredo Landa ( marzo 1933-mayo 2013 ) deja de nuevo en soledad a cine español en unos meses trágicos en los que también han desaparecido grandes como José Sancho, Sara Montiel, Fernando Guillén, Aurora Bautista o Juan Luis Galiardo .

Alfredo Landa protagonizó varias décadas del cine español y como escribiera con agudeza Berlanga pocos actores en la historia del cine han sido capaces de crear un subgénero con su propio nombre, en este caso “el landismo “ . Y precisamente ese punto de gloria del que el propio Landa se enorgullecía se ha convertido en un obstáculo para su reconocimiento unánime a la hora de enjuiciar su trabajo profesional .

El “landismo “ ha sido odiado por la crítica cinematográfica casi en bloque , pero como ha recordado Manuel Hidalgo , el menosprecio actual no es comparable a la auténtica saña con que fue recibido en los momentos de su apogeo por la misma crítica ( los antecesores de la misma ) y los jóvenes cineastas de aquel momento que aspiraban a hacer un cine personal o de autor .
El tiempo , casi siempre juez sabio, suele poner las cosas en su sitio . El landismo, es decir las películas de comedia autóctona , gruesas y castizas que Landa – como José Luis López Vázquez , Manolo Gómez Bur y tantos otros protagonizaron en los ultimos años sesenta y primeros setenta – hizo a las órdenes de Mariano Ozores, Pedro Lazaga o Ramon Fernández , no pasarán desde luego a la historia del séptimo arte . Hasta ahí no hay duda, sin embargo es muy aventurado anular por completo su valor . Y no solo desde el punto de vista sociológico sino desde la óptica del mero divertimento . Puede que esa visión de Landa corriendo en paños menores detrás de rubias despampanantes no resulte demasiado presentable, pero algo en aquellas películas ha pervivido o al menos ha reflejado de nuestros propios demonios, cuando décadas después los índices de audiencia de las distintas televisiones o la venta de DVD aumentan cuando se emiten títulos como Cuatro noches de boda, entrañable comedia de Mariano Ozores con Concha Velasco, Antonio Ozores y una retahíla de inolvidables secundarios , Cuarenta grados a la sombra , Jenaro el de los 14, LA graduada,- con una espléndida Lina Morgan – El reprimido, Vente a Alemania Pepe ( título premonitorio por cierto, una de los mejores del ciclo que dirigiera Lazaga ) o El alcalde y la política . Y ello sin olvidar el inmenso fenómeno de taquilla que supuso No desearás al vecino del quinto, disparatada comedia que aún hoy provoca risas tal vez culpables pero risas al fin y al cabo .

Alfredo Landa sobrevivió al landismo , execrado por muchos pero luego homenajeado por Pedro Almodóvar en clave “ moderna “ , puesto al día ( con menos gracia ) por las hoy olvidadas comedias de “ la movida madrileña “ y sinceramente recreado por el maestro Berlanga en La vaquilla o Moros y cristianos .

Ya en su primera etapa Alfredo Landa había intervenido en obras maestras como El verdugo ( 1964 )  del mencionado Berlanga o en Atraco a las tres ( 1961 ) de José María Forqué , ambas en papeles secundarios pero muy brillantes . Y enseguida llegó otro título antológico : La niña de luto, 1965 una de las mejores obras del original Manuel Summers .

Al lado de Conchita Velasco brilló en La decente, 1970 comedia de Miguel Mihura llevada al cine con tino por José Luis Saenz de Heredia  y con Forqué hizo otra muy popular : Las que tienen que servir , con Gracita Morales y Manolo Gómez Bur , ambos inolvidables .

 

  Se  suele decir que la nueva ruta de Landa como actor se inicia en El puente, 1976 de Bardem, una película muy sobrevalorada y – esta sí – con un interés meramente sociológico . Sin embargo los inmensos talentos de Landa como actor habrán de brillar en su colaboración con José Luis Garci, tal vez el hombre que mejor comprendió su manera de actuar llevandole al límite en El crack 1981- cine negro – , Las verdes praderas , 1978- comedia dramática que supuso el final y a la vez el punto más alto de la entonces popular Tercera Vía – y los intensos y bellos melodramas de Canción de cuna e Historia de un beso .

 

  Y por supuesto, Mario Camus , otro de los directores importantes del cine español de las ultimas décadas , que le brindó un auténtico “tour de force “ interpretativo en Los santos inocentes , 1984 al lado de Paco Rabal .

 

      Alfredo Landa triunfó en la TV ( aún se recuerda el éxito de Lleno por favor ), trabajó con directores jóvenes como Antonio del Real (El río que nos lleva )  alcanzó exitos comerciales sobresalientes en El bosque animado , de J.L. Cuerda o Las autonosuyas  de Rafael Gil, compartió talento con Berlanga en La vaquilla – farsa ambientada en la guerra civil –  y bordó el personaje de Sancho Panza en el Don Quijote de Manuel G. Aragón junto a Fernando Rey que daba vida al ingenioso hidalgo .

   Garci le proporcionó sus últimos grandes trabajos , Tiovivo, 2005 y   en 2007 : Luz de domingo , escribió unas polémicas memorias en las que no se cortó a la hora de hablar mal de algunos compañeros de trabajo ( sobre todo el productor José Luis Dibildos ) . Pero verdadero o falso, todo se le perdonó porque su estatura era ya gigantesca como actor y como estrella .

 

  Alfredo Landa nunca protagonizó escándalos, orgulloso de su familia , creyente y al margen de cualquier maniobra política fue capaz de concitar adhesiones diversas y lo que es más importante que muchos españoles se sintieran identificados con su personaje, con su sinceridad, con sus errores , defectos pero también virtudes . No es flaco mérito para un actor que no precisó ser un galán o convertirse en actor de carácter para llenar una pantalla . Sus gestos, su simpatía, su carisma y una mirada entre ingenua y penetrante hicieron el milagro .

    Los grandes actores no se despiden, por eso Alfredo Landa está presente en nuestros recuerdos y en nuestros corazones .

 

Advertisements

About barahona19611

abogado y escritor. Ha publicado 40 libros : cine, novela, poesía y ensayo . Entre ellos : Cecil B de Mille, Charlton Heston la épica de un héroe, John Wayne , el héroe americano, Perón o el espíritu del pueblo, Antropología del cine , Historia del terror a través del cine , Anthony Mann, El sueño de la vida, Viaje hacia el amor, El rapto de la diosa, La restauración, Círculo de mujeres , Retrato de ella en preparación : Tres poemas de mujer, Cartas del silencio, Figuras en un espejo
This entry was posted in cine. Bookmark the permalink.

3 Responses to ALFREDO LANDA . RECUERDO DE UN ACTOR

  1. Proby says:

    Todas las películas bien hechas y que entretienen al espectador pasan a la historia del séptimo arte de una forma u otra. Y las películas del “landismo” estaban, además, muy bien construidas en cuanto a diálogos y situaciones y tenían siempre un fondo moral. Hay que reivindicar el “landismo”, incluso desde el punto de vista cinematográfico.

  2. Proby says:

    ¿Risas culpables?… ¿Por qué? No siento ninguna culpa por reírme con “No desearás al vecino del quinto”. La sentiría si me riera con “Dogma”, por ejemplo.

  3. Proby says:

    Gracita Morales no trabajaba en “Las que tienen que servir”. Ella hizo la obra original en teatro, pero en la película quien aparece junto a Concha Velasco, Landa y Gómez Bur es Amparo Soler leal, recientemente fallecida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s