CENTENARIO DE STEWART GRANGER. EL HEROE ELEGANTE


54fe6-stewartgranger05

2013 es un año pródigo en centenarios de figuras ilustres del cine clásico.  Alan Ladd ( 1913-1964 ), Burt Lancaster ( 1913-1994 ). Rafael Gil ( 1913-1986 ) – al que ya dedicamos un homenaje en el blog, y el hombre al que ahora nos vamos a referir, el actor britanico , nacionalizado norteamericano en 1956 , Stewart Granger, nacido el 6 de mayo de 1913 en Londres, y fallecido en Santa Mónica (California ) el 16 de agosto de 1993 , a los ochenta años de edad .

James Lablanche Stewart, hijo y nieto de artistas, fue el nombre que el protagonista de Moonfleet hubo de variar por su coincidencia con el mítico James Stewart . Stewart Granger fue el elegido, aunque su familia y amigos le continuaron llamando cariñosamente “Jimmy ” hasta el final de sus días .

Su trabajo como actor se inició en la década de los treinta: teatro, papeles al principio pequeños en películas modestas . en 1939 protagonizó “So this is London ” y en 1943 : “The man in grey ” una producción Gainsborough . Pero no fue hasta después de la Segunda guerra Mundial cuando Stewart Granger se alzó con la fama y el estrellato con grandes intepretaciones en films románticos y de aventuras como “Danza para los amantes muertos ” (Saraband for dead lovers ) 1948 de Basil Dearden, donde daba vida al trágico amante de otra princesa no menos trágica, Dorotea, en los convulsos años de las luchas dinásticas de la monarquía británica anterior a la  Reina Victoria .

La citada película, “Cesar y Cleopatra ” – con Vivien Leigh – . o “Adam y ella ” ( en la que intervenía la que sería su segunda esposa, la gran Jean Simmons ) , le abireron el camino a Hollywood . El salto se produjo en 1950 : “Las minas del rey Salomón ” ,de Andrew Marton y Compton Bennet, al lado de Deborak Kerr, aún hoy una de sus cintas más populares.

Los cambios afectaron a su vida personal tambien . Granger se divorció de su primera esposa en 1948, la actriz de teatro Elspeth March , y unió sus destinos a los de la prometedora Jean Simmons, que tambien se convertiría en estrella en Hollywood .

Stewart Granger sucedia así en el género a grandes figuras de la talla de Errol Flynn ( 1909-1959 ) ya en su declive físico, y a Tyrone Power ( 1914-1958 )  que giraba su carrera hacia personajes dramáticos del calibre de El callejón de las almas perdidas ( 1947 ) o Cuna de héroes ( 1955 ) . Granger, contratado por la Metro Goldwyn Mayer  compartiría curiosamente cartelera con otra estrella poderosa , Robert Taylor ( 1911-1969 ). Ambos aparecieron en un clásico de la aventura : Todos los hermanos eran valientes ( 1953 ) de Richard Thorpe, y en un western insólito : La última caza (The last hunt ) 1965 de Richard Brooks, en el que Taylor daba vida a un asesino de bufalos que progresivamente caía en la locura y la depresión .

Granger aportó al genero su innata elegancia , una sonrisa abierta y contagiosa y una presencia electrizante en películas como “El prisionero de Zenda ” de Richard Thorpe, de nuevo con Deborah Kerr con la que – se llegó a decir – vivió un romance . “Scaramouche ” ( 1952 ) una de las cumbres del cine de espadachines, dirigida por George Sidney en 1952 y al lado de Eleanor Parker, Janet Leigh y Mel Ferrer . Se reunió con Deborah Kerr, Jean Simmons y Charles Laughton en la histórica “LA reina Virgen ” (Young Bess ) de nuevo a las ördenes de Sidney y fue el arbitro de la elegancia en “Beau Brummell ” junto a Elizabeth Taylor .

Sus interpretaciones eran ligeras, sencillas, por eso la crítica no se fijó en sus cualidades de actor , tal vez oscurecidas por su presencia . Ello motivaría que el propio actor dudara de sus talentos llegando un día a declarar que se consideraba una estrella de cine más que un actor . Lo cierto es que Stewart Granger , amante de la vida y simpático por naturaleza compartió otras muchas aficiones con el séptimo Arte – entre otras las bellas mujeres – triunfando en casi todas ellas .

De nuevo con Jean Simmons ( con la que estuvo casado entre 1950 y 1960 ) protagonizó un personaje cínico que le venía como anillo al dedo en “Pasos en la niebla ” 1956 de Arthur Lubin y demostró sus dotes interpretativas en la notable Cruce de destinos (Bhowani junction ) 1954 de George Cukor, al lado nada menos que de Ava Gardner . Igualmente interesante resultó “Harry Black y el tigre” de Hugo Fregonese en su escenario favorito : la selva y los safari , ahora en lucha contra un león asesino en un trasunto de Moby Dick .

PAsaron por sus brazos bellas como Rhonda Fleming (El rifle del forastero ), la futura princesa de Mónaco, Grace Kelly en “Fuego verde ” de Andrew Marton , Rita Hayworth en “Salomé ” de William Dieterle y de nuevo Ava Gardner en la alta comedial “La cabaña “(The little hut ) compartida – eso sí – con otro elegante británico : David Niven .

Y en 1955 se puso a las ordenes de Fritz Lang para filmar la magistral “Moonfleet ” , una historia gótica de aventuras y cotnrabandistas; romántica, bellísima y trágica que nadie comprendió en su tiempo y ni siquiera el propio actor pudo valorar en su justa medida . Hoy es un clásico incontestable y una de las obras maestras de su autor .

El divorcio de Jean Simmons le costó dinero y salud . Aceptó – tras rechazar el papel de Mesala en “Ben Hur ” cuando ya Charlton Heston se había hecho con el protagonista – trabajar secundando a John Wayne en la divertida “Alaska tierra de oro ” 1960 de Henry Hathaway . Pero a partir de entonces sus pasos le llevaron a Europa : películas por lo general poco ambiciosas , buenos contratos, negocios inmoboliarios y finalmente un dorado retiro en Marbella, en plena Costa del Sol española .

Su tercera esposa fue Carolina Le Cerf, entre 1964 y 1969 , terminando en un nuevo divorcio .

Eso sí, hubo tiempo de alternar en Alemania  con Lex Barker varios títulos de la serie de Old Shatterhand y Winnetou de Karl May, entre ellos “Los buitres “. La serie fue muy popular, aunque Granger no logró igualar el éxito personal cosechado por Lex Barker .

Stewart Granger aceptó también trabajos en televisión, apareciendo en una de las temporadas de la continuación de “El virginiano” ( titulada “Los hombres de Shiloh ” ) e intervino en 1972 en una curiosa adaptación de “El perro de Baskerville” dando vida a Sherlock Holmes .

En Italia filmó “Sodoma y Gomorra ” ( 1961) de Robert Aldrich, ( digna pero inferior a las producciones Samuel Bronston que se rodaban en España en aquellos años ) y con Henry Hathaway terminó en 1967 su ultima gran película : la crepuscular “El ultimo safari ” , donde literalmente devoraba al presunto protagonista Kaz Garas . La chica era la bella Gabriella Licudi .

Semiretirado del cine, asiduo de la alta sociedad europea, encantado de sus propiedades en Marbella , Granger solo volvió al cine – y muy fugazmente al teatro , 1989 : The circle . con Rex Harrison  – cuando su bienestar económico se puso en peligro y comenzó a necesitar nuevos ingresos . Así trabajó en  empeños concretos como su colaboración especial en la popular “Patos salvajes ” 1978 de Andrew V.McLaglen , en producciones televisivas alemanas como Das Erbe der Guldenburgs ( 1987 )  o en 1989 en la película española   “Oro fino ” de José Antonio de la Loma que no obtuvo el éxito esperado .

Los problemas económicos de sus  últimos años  en los que el actor vió esfumarse buena parte de su fortuna se debieron a una  mala inversión económica en varios negocios en Estepona ; concretamente la compra de terrenos para nuevas urbanizaciones que habrían de ser comercializadas por empresarios alemanes . La normativa urbanística lo impidió y las pérdidas del actor fueron muy elevadas . Por si fuera poco los síntomas del cáncer aparecieron en 1991 , sin embargo Granger no perdió el optimismo y luchó por su vida y su hacienda hasta el último momento .

Stewart Granger no Tuvo cuatro hijos : Tracy , Lindsay ( de su primera mujer ), Jamie ( con Jean Simmons ) y Samantha Granger ( con su tercera esposa ). Su autobiografía, “Sparks fly upward ”  se lee con gracia y responde al mismo tono elegante y levemente sarcastico de sus mejores interpretaciones.

El actor falleció víctima de un cáncer de próstata y huesos  tres meses después de cumplir ochenta años en agosto de 1993 .

Stewart Granger merece en su centenario el recuerdo de su presencia elegante , el  de su carisma no siempre bien aprovechado y por ese puñado de obras maestras encabezado por Danza para los amantes muertos , Scaramouche  y- sobre todo – Moonfleet . Ellas le garantizan un lugar de privilegio en la memoria cinéfila .

Advertisements

About barahona19611

abogado y escritor. Ha publicado 40 libros : cine, novela, poesía y ensayo . Entre ellos : Cecil B de Mille, Charlton Heston la épica de un héroe, John Wayne , el héroe americano, Perón o el espíritu del pueblo, Antropología del cine , Historia del terror a través del cine , Anthony Mann, El sueño de la vida, Viaje hacia el amor, El rapto de la diosa, La restauración, Círculo de mujeres , Retrato de ella en preparación : Tres poemas de mujer, Cartas del silencio, Figuras en un espejo
This entry was posted in cine. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s