Regeneración


REGENERACION , ENTRE LA PERSONA Y LA POLITICA

Fernando Alonso Barahona

 

RecreationofId

La dramática crisis económica que azota España desde hace más de cinco años aun no ha desaparecido del horizonte pese a que desde el lenguaje políticamente correcto se lancen supuestas mejorías en magnitudes macroeconómicas .
La palabra regeneración se ha abierto espacio entre los vocablos de moda ; sin embargo a la hora de concretar los contenidos suelen predominar las generalidades o como mucho una serie de compromisos vagos que casi nunca atacan de raíz el centro del problema .
No se trata de que el mal se encuentre en el sistema como proclaman los más radicales ( siempre además sin alternativa creíble o con trazos aún peores que lo que se quiere cambiar ) , sino de que el centro del problema sí se encuentra radicado en el corazón de nuestro sistema , tanto político como cultural y de valores . Por eso se hace preciso, no tanto derrumbar un sistema para sustituirlo por otro similar o aún peor por el caos, sino de transplantar – por así decir – el corazón de nuestro modelo .
El primer espacio de la regeneración es el político que se une de forma indeleble al cultural . Dejemos para otro artículo el que hace referencia al nivel personal y humano, tan importante desde luego como el social .
El gran reto de nuestro tiempo político tal vez consista en romper con la convencional relación partido político/sociedad de aislamiento y lejanía, para lograr -como en Estados Unidos- una participación y un interés de las personas, no tanto en organizaciones políticas concretas, sino en acciones y programas, y en las personas que tienen la responsabilidad de llevarlos a cabo. A nadie se le oculta que la burocratización de los partidos, la creación de castas de políticos profesionales sin oficio propio ni contacto con la realidad, y -en suma- la alarmante mediocridad de muchos aparatos dificulta cualquier renovación en este sentido .
El paso decisivo en esta línea es sin duda el liderazgo. Un equipo dirigente riguroso que sea capaz de transmitir optimismo desde la verdad, proclamando su propia alternativa que no puede basarse únicamente en los fallos del rival. Si no existe liderazgo y no se tiene confianza en el propio programa es muy complicado crear ilusión y movilizar a los ciudadanos.
Este liderazgo podría articularse en torno a varios núcleos:
1. Conexión con los problemas reales de la gente. La regeneración de la política pasa por una forma de actuar más transparente, donde el ciudadano se pueda ver representado.
2. Ruptura de los límites clásicos gobierno/oposición. En ocasiones se asemejan a las dos caras de una moneda. El gobierno ha de ser limitado, pero debe transmitir confianza y capacidad de gestión eficaz.
3. El despertar de las llamadas clases medias, o de la mayoría silenciosa, es vital para la renovación de la política.
REFORMAS Y CONTRATO CON LAS PERSONAS
Cuatro serían las grandes reformas que el pensamiento político conservador debe analizar y presentar. En lo que se refiere a España el punto de partida, naturalmente, es la apuesta decidida por un proyecto común para los españoles, que es compatible con las diferencias regionales y que ha de tener en cuenta la singular proyección internacional que nos corresponde: la Unión Europea e Hispanoamérica.
Al margen de la acción política cotidiana el pensamiento ha de profundizar en grandes temas sobre los que urge una decidida reforma, en algunos casos regeneración.
Reforma electoral
Ha de incluir una completa revisión -consensuada- de la financiación de partidos políticos y sindicatos. El primer paso puede ser la elección directa de alcalde en los municipios, bien por un porcentaje mínimo, bien mediante segunda vuelta. En general el sistema debe tratar de acercar al representante con sus representados, aunque ello suponga socavar las burocracias de los partidos políticos.
El objetivo ultimo debiera ser un sistema similar al norteamericano, sin listas electorales de partidos sino con candidatos para los puestos concretos (diputados, alcaldes, concejales), es decir, personas cuya elección dependiera del ciudadano y no del partido político.
A nadie se le oculta la dificultad de la reforma que supondría una auténtica democratización y el final de la partitocracia. Pero la senda del cambio es siempre la reforma permanente. Como señalara Jaime Balmes: “Si no queréis revoluciones, haced evoluciones”.
Reforma de la justicia
Independencia real del poder político, excelencia máxima de sus componentes y medios para asegurar su eficacia. El debate sobre la magnitud y duración de las penas, las responsabilidades por crímenes espantosos, la intervención gubernamental en el gobierno judicial, etc. No basta con exponer los problemas, urge colocar en el centro del debate la alternativa.
Reforma de la Educación y Regeneración cultural
Cultura integral. Desarrollo de la enseñanza de las Humanidades. Limitación del poder del Estado en la dirección educativa que ha de corresponder en primer término a la propia sociedad y a la familia. La cultura del conocimiento, la excelencia y el mérito han sido en buena parte arrumbadas de la corrección política. Urge una apuesta decidida por ese cambio imprescindible que nos recuerda que el esfuerzo es siempre necesario para lograr los objetivos.
Recuperación de los valores
Despertar al adormecimiento de las masas, presas de la plaga del pensamiento políticamente correcto, enseñando a cada uno a pensar y decidir Renovación de las aspiraciones espirituales del ser humano, rescatándolo así de la profunda deshumanización a la que se ve sometido por el “progresismo vacuo” y “el pensamiento débil”. El estudio de la historia o el valor de la cultura son objetivos que a la altura de nuestro tiempo se antojan casi elementos morales.
Todo ello en el marco de un Contrato que puede ser con España, o con una Comunidad Autónoma, o con un municipio concreto, pero que ante todo, es un contrato con las personas que viven y trabajan, con seres humanos reales que requieren soluciones tangibles y que se cuente con ellos para resolverlas.
Sólo con el regreso a las raíces, una sólida creencia en valores y un rumbo determinado es posible enfrentarse con posibilidades de éxito a las crisis de cada tiempo

Antología informal de películas con valores conservadores

LOS DIEZ MANDAMIENTOS . 1956 de Cecil B. De Mille

LOS INCONQUISTABLES . 1947 de Cecil B de Mille

SAN FRANCISCO , 1936 de W.S.Van Dyke

CAPITANES INTREPIDOS . 1937 de Victor Fleming

EL FUGITIVO , 1947 de John Ford

QUE VERDE ERA MI VALLE . 1941 de John Ford

RIO GRANDE , 1950 de John Ford

CUNA DE HEROES . 1955 de John Ford

YO CONFIESO . 1952 de Alfred Hitchcock

EL MANANTIAL , 1949 de King Vidor

EL ALAMO . 1960 de John Wayne

EL CID . 1961 de Anthony Mann

QUE BELLO ES VIVIR 1946 de Frank Capra

MI HIJO JOHN . 1952 de Leo McCarey

LAS CAMPANAS DE SANTA MARIA . 1945 de Leo McCarey

LA CANCION DE BERNADETTE 1943 de Henry King

LA CONQUISTA DEL OESTE , 1963 de Henry Hathaway, John Ford y George Marshall

LA GRAN FAMILIA , 1961 de Fernando Palacios

LA SEÑORA DE FATIMA . 1951 de Rafael Gil

MARCELINO, PAN Y VINO . 1955 de Ladislao Vajda

RAZA , 1941 de José Luis Saénz de Heredia

LA CIUDAD NO ES PARA MI 1967 de Pedro Lazaga

LA BANDERA . 1935 de Julián Duvivier

MURIERON CON LAS BOTAS PUESTAS . 1941 de Raoul Walsh

ROCKY . 1976 de John G. Avildsen

EL ULTIMO GRAN HEROE . 1993 de John McTiernan

DESAPARECIDO EN COMBATE . 1984 de Joseph Zito

JUNTOS PARA VENCER . 1993 de Aaron Norris

BRAVEHEART . 1998 de Mel Gibson

HARRY EL SUCIO . 1973 de John G. Avildsen

EL JUSTICIERO DE LA CIUDAD . 1974 de Michael Winner

CARROS DE FUEGO . 1981 de Hugh Hudson

Advertisements

About barahona19611

abogado y escritor. Ha publicado 40 libros : cine, novela, poesía y ensayo . Entre ellos : Cecil B de Mille, Charlton Heston la épica de un héroe, John Wayne , el héroe americano, Perón o el espíritu del pueblo, Antropología del cine , Historia del terror a través del cine , Anthony Mann, El sueño de la vida, Viaje hacia el amor, El rapto de la diosa, La restauración, Círculo de mujeres , Retrato de ella en preparación : Tres poemas de mujer, Cartas del silencio, Figuras en un espejo
This entry was posted in cine, historia y pensamiento. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s